Fundas para agenda: ¿tela o cuero?

fundas para agenda, fundas para agendas, agendas de trabajo

Fundas para agenda: ¿tela o cuero?

“Año nuevo, vida nueva”, o eso es lo que dicen. Pero a nosotros nos gusta rizar el rizo y nuestro lema es: “año nuevo, agenda nueva”.

La llegada del nuevo año se avecina y a nosotros solo nos apasiona por una razón, comprar una agenda nueva. El proceso de buscar y comprar una agenda se convierte en uno de los momentos más divertidos del año. 

Para el que todavía no confíe en los beneficios de utilizar una agenda de trabajo debéis saber que son muchos y muy variados. Y no solo se convierte en una necesidad para las personas organizadas; si eres una persona con la cabeza en mil sitios y que tiende al desorden, el acostumbrarse a utilizar una agenda personal te puede cambiar el planteamiento de tus rutinas diarias. Ganarás en organización y en tiempo, y probablemente ya no se te olvide nunca más esa cita o ese recado pendiente.

Para las agendas es como para todo, para gustos los colores. Hay agendas disponibles en mil formatos diferentes, de todas las formas y colores. De la misma forma ocurre con las fundas para agendas, hay muchos tipos y nosotros solo os podemos aconsejar. ¡La última palabra la tenéis vosotros! Aunque sabemos que es muy difícil elegir.

La mayor disputa y discrepancia a la que se puede llegar con respecto a las fundas para agenda es que ésta sea de cuero o de tela. ¡Hasta parejas se han roto por este tema! Lo cierto es que cualquiera de las dos opciones es muy válida. Para ayudaros un poco a decidir vamos a hablar de estos dos tipos. Con un poco de suerte os echamos un cable a la hora de elegir.

Fundas para agenda de cuero

Las fundas de cuero se pueden considerar la elección más elegante. Si eres una persona más conservadora o simplemente quieres una funda que no llame demasiado la atención, una agenda de cuero puede ser la tuya.

También puede ser la opción perfecta para una persona que quiere que la funda aguante la mayor cantidad de años posible. El cuero es un material que va a soportar mejor el paso del tiempo. ¡Incluso un toque envejecido le puede añadir estilo! Si tus gustos no suelen cambiar y sabes que no te vas a aburrir de ella, la funda de cuero es la mejor.

Lo que hay que tener claro es que por este tipo de calidades hay que pagar. El precio puede ser algo más elevado que el de cualquier otro tipo de funda, pero con el tiempo que dura, la rentabilidad es más que previsible.

En cuanto al estilo de una funda de cuero, no permite demasiadas modificaciones. Las podrás encontrar de colores o incluso con texturas pero lo más normal es una funda lisa en color marrón o negro. Además este tipo de material suele estar acolchadito y ser muy agradable al tacto.

Fundas para agenda de tela

Este tipo de fundas ofrecen muchas más posibilidades que una funda de cuero. Se puede utilizar cualquier textil por lo que puedes encontrar desde fundas sin ningún tipo de dibujo hasta fundas estampadas.

Si eres una persona más atrevida o simplemente buscas una funda algo más juvenil, esta opción te gustará más que la anterior. Por el contrario, es un tipo de funda que por ser tejido no tiene tanta durabilidad ni resistencia.

Para personas que prefieren cambiar de funda de agenda cada año por ejemplo, una funda de tela te evitará arruinarte. Este tipo de funda va a ser por lo general más barata que una funda hecha en cuero.

 

Dos variables de un mismo producto. Nosotros os hemos dado las claves de cada una, vosotros hacéis el resto.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *